Redondo, brillante y sin marcas. Ojos con su córnea traslúcida, escamas bien adheridas, agallas de color rojo brillante, carne de color rojo tanto en las capas más superficiales como en el centro.
Pescado bien cuidado y que no se trasborda en altamar, reduciendo los golpes y por tanto el daño en el músculo del atún.
Textura firme y elástica, la piel se desprende fácilmente de la carne reduciendo la merma.